17 mar. 2012

Análisis - Alan Wake's American Nightmare


Remedy firmó en 2010 'Alan Wake', uno de los mejores juegos de la presente generación, y para el que suscribe, de la historia. Desde entonces, y dadas las circunstancias de su final, su secuela ha sido uno de esos títulos de los que no se sabe nada pero que se dan por hechos. Por ello fue tan sorprendente el anuncio de este 'Alan Wake's American Nightmare', el siguiente título de la franquicia que se editó para el Xbox Live Arcade el pasado mes de febrero.


Muchas dudas rodeaban a esta continuación (y es que bien no se le puede llamar propiamente secuela), dudas que han sido resueltas tras su lanzamiento. No os preocupéis, no encontraréis spoilers referentes a la trama en este análisis, solo debéis saber que el peso argumental de este episodio es legítimo, está situado dentro del canon de la historia de Alan Wake, y temporalmente está situado dos años después de los acontecimientos del primer juego. La historia es tan brillante y apasionante como lo era en 'Alan Wake', si bien aquí no encontramos tanta profundidad.

Las principales novedades respecto a la entrega original es, que aparte de haber abandonado el formato de distribución físico, el modo historia tiene un peso menor (da para unas 6 horas buscando todos los coleccionables) y se ha incluido un modo supervivencia al más puro estilo arcade. Además, para la ocasión, se han incorporado novedades en forma de un mayor número tanto de enemigos como de armas, que da una variedad mayor al juego y sirven para potenciar el aire de serie b que se le ha querido dar al título.


Y es que esta pesadilla americana es una suerte de homenaje a la cultura pulp en forma de episodio de Night Springs (el homenaje particular de la marca a The Twilight Zone), con lo cual pierde la seriedad dramática de las formas del primero en pos de hacer una experiencia de juego más burra. Y la cosa funciona. Porque ventilarse a poseídos en pleno desierto con la pistola de clavos tiene encanto. Y si a eso le sumamos la genialidad de la trama y los elementos clásicos narrativos del Alan Wake (manuscritos), queda una experiencia increiblemente satisfactoria, que proporciona momentos épicos y divertida.

En el modo historia seguimos encontrando las páginas del manuscrito, igual de absorventes y fascinantes que lo eran en el primer juego, los programas de radio (sumamente interesantes en motivos de trama) y los programas de televisión, que ahora son mensajes grabados de Mr. Scratch, el alter ego de Wake, que hace las veces de némesis del juego y que nos regala alguno de los momentos más fascinantes de la saga, con una interpretación brillante y fascinante. La trama es una delicia, se nota que no pertenece al canon original pensado del Alan Wake, y puede resultar confusa, pero es un episodio oscuro, brillantemente escrito y muy bonito de disfrutar.

¡Coño! ¡Una moneda!

El sistema de combate se ha mejorado con mayor precisión y flexibilidad, aunque no son cambios significativos. La variedad de armas es quizá la novedad más importante y que más se agradece, y los nuevos enemigos traen consigo mecánicas muy interesantes (las bandadas de pájaros ahora se materializan en enemigos y a la inversa a su antojo, nuevos enemigos que se dividen en dos cuando se les apunta con luz, y otros más resistentes y fuertes). Aún así, la esencia del combate del Alan Wake se conserva, con sus pros y sus contras.

El modo arcade 'Fight 'Till Dawn' es divertido, rápido y frenético. También es donde más le vemos las sombras al sistema de control del juego que a veces puede resultar torpe. Los cinco escenarios en los que podemos jugar son bastante amplios y no son mapas del modo historia, si no nuevos, lo cual se agradece, aunque algunos adolecen de ser un poco confusos e incómodos. Aunque seguramente la intención de Remedy era que este fuera el leitmotiv principal de los compradores potenciales del juego, el modo historia sigue siendo el principal interés, y a la hora de desarrollar la secuela bien deberían no incluir esto si supondrá una menor dedicación a la historia.


Gráficamente el jeugo es increible. Si el 'Alan Wake' original ya tenía alguno de los efectos de iluminación brutales, aquí les vemos en estado de gracia, con plenas facultades sobre como desarrollar con su motor gráfico, y los escenarios y efectos de iluminación quitan el hipo. Con todo, este 'Alan Wake's American Nightmare' puede que no sea el juego que los seguidores del escritor esperaban, pero es un título tremendamente competente, y sin duda estará entre mis mejores de este año. 

Ficha

Título: Alan Wake's American Nightmare

Desarrolladora: Remedy

Distribuidora: Microsoft Studios

Plataformas: Xbox 360

Formato: Xbox Live Arcade

Valoración: 94/100

1 comentario:

  1. Ahora solo queda esperar a que lo desarrollen para PC, una pequeña ofertita de Steam y directo al bote. Alan Wake es un juegazo y no creo que la experiencia decaiga con esta... este... lo que sea.

    ResponderEliminar