25 mar. 2012

Análisis - Limbo


Ya va siendo hora de analizar uno de los juegos que más he disfrutado en los últimos meses. Entró de lleno en mi lista de los 10 mejores títulos que jugué durante el año pasado y además lo hizo de forma muy merecida. Limbo es uno de los estandartes entre el panorama indie videojueguil, por su éxito y por su (a mi parecer) innegable calidad. Ahora que ha dejado de ser exclusivo de xboxLive lo hemos podido disfrutar en una plataforma de verdad Steam y yo lo he gozado cosa bárbara. ¿Por qué? Pues... 

Es bien sabido que en el mundo de los videojuegos el dicho “breve si bueno, dos veces bueno” solo se aplica si además es barato. Se da la casualidad de que el juego que nos ocupa cumple los tres requisitos a la perfección. Limbo propone una experiencia corta, sí, pero única y accesible para gamers de todos los estratos sociales.

La trama es bien sencillita, nuestra hermana está perdida en el Limbo y nosotros nos metemos en él para rescatarla, viéndonos obligados a superar múltiples y peligrosos obstáculos. Nada más. “¿Qué? ¿Nada más?” Pues no, coño. “Vaya mierda ¿no?” Mierda tu madre. En Limbo la trama es lo de menos, lo que nos interesa en todos los juegos es la experiencia que nos proporciona. Esta en particular usa la trama como mera excusa para hacer que nos enfrentemos a una serie de desafíos envueltos en una atmósfera sencillamente espectacular


Eso es lo que propone Limbo, una aventura inteligente a la par que tenebrosa, cuyas amenazas constantes harán que sintamos angustia y tensión en una buena cantidad de ocasiones, las cuales además tendremos que superar mediante habilidad y rascarnos un poco la cabeza, que nunca viene mal. La forma con la que el juego mezcla el género plataformero con los puzzles cuenta con una gran precisión. Es increíble lo bien equilibrado que está el juego en cuanto a emociones, dándonos descansos después de las partes particularmente “trepidantes”, pero haciéndolos entretenidos mediante los ya mentados puzzles. La curva de dificultad que va tomando el juego está bastante bien calculada, además de que los constantes checkpoints que hay facilitan enormemente la exigencia que tiene el juego por el uso de la técnica del ensayo y error. A pesar de que algunas partes las tengamos que repetir un puñado de veces para poder superarlas, no llegará a ser frustrante en ningún momento ya que únicamente habremos perdido unos pocos segundos antes de volver a intentarlo. La fluidez con la que vamos atravesando el mapa está muy cuidada, siendo muy muy fácil pasarse el juego del tirón en cosa de unas cuatro horitas.

Si bien el apartado jugable del título es divertido y desafiante, el que eleva Limbo por encima de tantos otros es el apartado artístico, que es una maldita pasada. El juego en su plenitud es en blanco y negro (sí, y grises, listillos de los cojones), adoptando un aspecto tenebroso que nos transmite perfectamente no solo cierta fascinación por el entorno que nos rodea, sino también lo agresivo que es por los incontables peligros que permanecen ocultos de él. La inmensa mayoría de los diseños se basan en sombras, que dotan más aún de cierta tonalidad fantástica el cruel camino que emprende el protagonista. Pero estos efectos no los consigue solo el apartado visual. El silencio que impera durante casi todo el juego acentúa el ruido de nuestros pasos y nos transmite la sensación de estar solos en un lugar muerto, que jamás atravesaríamos si pudiésemos evitarlo. Además casi siempre que suena algo en el juego provienen de una de las múltiples amenazas que nos encontramos, resultando casi estruendoso en las partes de mayor tensión. Cojonudo.


Este es un juego auténtico, una aventura repleta de buenas ideas en todos sus apartados. Puede que se haga corto, pero sin duda alguna al comprarlo salimos ganando en cuanto a calidad-precio. Este título no solo nos permite defender la grandeza que pueden alcanzar los juegos de desarrolladoras "pequeñas", sino también defender que los videojuegos son una industria potentísima, sí, pero de una joven forma de arte a la que le queda mucho por demostrar. Os sugiero que os lo compréis y disfrutéis la fantástica y divertida aventura con forma de pesadilla que es Limbo.

Título - Limbo

Desarrolladora - Playdead

Distribuidora - Microsoft Game Studios/Playdead

Plataformas - xbox360/PC/PS3/MacOS X

Género - Plataformas/Puzzle

¿Voy a morir? - Muchas veces


Nota - 85/100

No hay comentarios:

Publicar un comentario