6 dic. 2010

Análisis - Call of Duty: Black Ops Parte 1 (Single Player)


Aunque se haya estrenado el 9 de Noviembre, y podáis encontrar análisis en miles de sitios (la mayoría hechos el primer o segundo día, lo cual simeplemente no entiendo), yo lo analizo ahora, después de haberlo degustado y dedicarle unas 43 horas de mi vida (según Steam). El juego es un FPS "bélico" que ha sido desarrollado por Treyarch y distribuído por Pastivision (qué chisposo estoy), no voy a explicar ahora todo el tinglado sobre el desarrollo y las compañías y tal, porque ya lo hice en otra ocasión. Analizaré la versión PC, que es a la que he jugado, al tema:

Como todo Call of Duty que recaude una potrollonada, el juego está dividido en el modo Single Player y el Multiplayer, los voy a analizar por separado, pero juntos a la vez, qué poético todo. Antes de nada diré que lo primero que se ve al comprar el juego es bastante cutre, me refiero a la caja, exactamente, la edición para mortales, claro, los que no nos gastamos 100 y pico euros en la edición coleccionista, que viene con un jodido RC-XD. Pero bueno, uno se compra los juegos de Valve en edición física, así que no soy quién para decir nada.

Empezando por el modo Single Player, este incluye, además de la clásica campaña, el modo zombies y un modo zombies arcade, que comentaré más tarde. La campaña a pesar de mantener el espíritu que están teniendo todas las de los últimos juegos de la saga, linealidad y espectacularidad por doquier, he de decir que me ha parecido la mejor de todas las que he jugado (CoD4: MW, CoD: WaW, CoD:MW2 y el mentado CoD: BO).

Lo dicho, la campaña está muy chachy, se maneja a dos miembros de las operaciones encubiertas (o Black Ops) de los Estados Unidos en los años 60, Mason y Hudson, aunque el protagonista principal es Mason. La campaña comienza en donde nos muestra el menú (muy original todo él), a Mason atado en una sala de interrogatorio, siniestra, llena de televisores y con unas figuras oscuras irreconocibles, con voz distorsionada, haciéndonos preguntas detrás de un cristal. Mason parece poseer una información muy valiosa para esta gente, una información capaz de evitar una guerra nuclear que podría arrasar el mundo entero. Las misiones las iremos jugando tanto a modo de flashbacks que va sufriendo Mason en el interrogatorio, como lo que les va contando a estas amables gentes.

Woods, qué grande es.
La campaña está absolutamente llena de momentos enormemente espectaculares, y de esa forma, rodeados de explosiones, persecuciones y cosas molonas por doquier, iremos descubriendo e indagando sobre el pasado de Mason, mucho mas importante que lo que él cree. A pesar de su enorme linealidad, la campaña me ha parecido bastante fresca, cuenta con un buen repertorio de grandes momentos, además de contar con una buena variedad, partes de infiltración, otra manejando un barco y soltando pepinazos, otras con un helicóptero (también soltando zurriagazos), momentos de caos absoluto, etc. La campaña además cuenta con algunas fases que son muy originales, como una cerca del final en la que combatimos en la misma zona primero como uno de los protagonistas y luego como el otro, una fase que sin duda, se encuentra entre las mejores del juego. Como plus, nos encontraremos con un viejo conocido del Call of Duty: World at War, el comunista y carismático Reznov, al que tanto cariño le cogimos volándoles las cabezas a un puñado de nazis y conquistando el mismísimo Reichstag.

Pero no todo son cosas buenas, y es que si es la primera vez que juegas a un Call of Duty, seguramente te lo pases en grande sí o sí, pero si ya has jugado a otras campañas, cada vez cansan más los clásicos enfrentamientos que consisten en vencer a unos enemigos esconcidos detrás de unas piedras, para avanzar un poco y cargarse a los enemigos que están detrás de otras piedras, y así sucesivamente. Otra de las taras de la campaña es algo que adolece en todas las entregas de la saga que he jugado, es muy corta, con unas 6 horas debería llegar para acabarla. De todas formas, mucha gente ya sabe lo que se espera, y si ya sabemos que vamos a tener unas 6 ó 7 horas de juego por delante, nos centramos más en disfrutarlas al máximo. Lo dicho, una campaña muy pulida y mimada, con muchísimos grandes momentos y elementos narrativos bastante frescos, lineal, sí, pero muy espectacular y cinematográfica.

La jugabilidad es la misma que la que nos hemos encontrado en otros CoDs, apuntar y disparar, tirar granaditas de vez en cuando y acuchillar a gente. Debido a la variedad de misiones que se nos presenta en el juego, la jugabilidad también varía, de modo que no llega a hacerse repetiviva, ya que manejamos vehículos de vez en cuando, o, se nos presentan momentos de (falsa) estrategia. Algo que me merece ser criticado es el sistema de autosave, que se aplica si mueres dentro de la partida, pero no si se sale del juego (algo que pasa debido a fallos técnicos de vez en cuando, gracias Treyarch). Lo de salir del juego va porsabe Freeman qué razón, un par de veces se me fue al traste, teniendo que empezar la misión de 0, algo bastante irritante.
Aaaaleeehop!
Como ya dije antes, el modo Single Player cuenta con el modo zombies, algo que ya habíamos podido saborear (y era de lo mejor del juego) en el Call of Duty: World at War, desarrollado por la misma gente que el que nos ocupa, Treyarch. El modo zombies mola bastante, viene a ser un modo survival contra oleadas de zombies que van aumentando en dificultad. Al igual que en el CoD: WaW, los zombies intentarán abrirse paso por determinados accesos que podremos ir arreglando, también podremos ir comprando nuevas armas y munición en determinadas zonas del mapa, que se va expandiendo a medida que "compranos" el acceso a nuevas partes del mismo. Hay varios elementos y "bonus" que nos facilitan las cosas de vez en cuando, pero en general es un modo de juego bastante complicado y que proporciona una buena dosis de adrenalina. Y además, se puede jugar cooperativo, y la experiencia de sobrevivir a una invasión zombie siempre es más gratificante si se hace con amigos.

El modo zombies arcade, es también un survival contra oleadas de zombies que van llegando, únicamente que en este la vista del jugador es desde el cielo (como en los primeros GTA) y al acabar una ronda, pasamos a otra zona. Por el juego nos iremos encontrando diversos tipos de enemigos, al igual que varias armas que nos pondrán más fácil eso de aniquilar zombies. Un buen detalle del juego, es que se puede acceder a este modo desde el menú soltándose de la silla a la que está atado Mason y buscando por la sala, es uno de los "easter eggs" curiosos que tiene el juego. Y tal y como el modo zombies normal, también lo podremos jugar con amigos.

En el aspecto técnico el juego renquea un poco, el nivel gráfico es prácticamente el mismo que el que pudimos ver hace 3 años en el magnífico Call of Duty 4: Modern Warfare, esto es algo que parece ofender a algunas personas, pero a mí me parece que se sigue defendiendo bastante bien. Creo que el nivel gráfico en ningún momento dificulta la inmersión en la historia y que los momentos más espectaculares no se ven afectados por los mismos. También tengo que deciros que no jugué al juego con los gráficos a tope, mi PC no me lo permite, me lo pasé con gráficos casi altos, a pesar de que mi nivel de FPS renqueaba por momentos. El aspecto sonoro es bastante defectuoso, ignoro si en la versión original pasa lo mismo, pero algunas voces se escuchan demasiado bajas de vez en cuando, por no hablar de que muchas veces no están sincronizadas con la animación de la boca.

Aquí tenéis el tráiler:


Lo dicho, un modo Single Player que adolece de corto, pero lo poco que da, lo da muy bien. Una campaña muy buena, con muchos momentos realmente originales, es violenta, calmada o frenética cuando debe serlo, de la cual lo que más me disgustó fueron los últimos segundos de juego, a pesar de que el vídeo que viene después es bastante bueno. En resumen, un buen juego, o mejor dicho, una buena mitad del juego (os recuerdo que aún queda por comentar el modo multiplayer, en el que también le daré nota al juego completo), que sin embargo da la sensación de que necesitaba ser un poco más pulido, para sacar unos cuantos bugs y fallos técnicos, que empeoran la experiencia de juego. Y eso es lo que nos queda, una parte del juego que podría haber sido sublime, pero no se libra de unas pequeñas taras que lo impiden rotundamente.

Y hasta aquí el análisis del modo Single Player del Call of Duty: Black Ops. Tarde o temprano (espero que mañana) comentaré el modo Multiplayer, que es el que más horas de juego y más vicio le da a la obra, pero que tampoco se salva de algunas pegas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario