31 ene. 2011

Análisis - Dead Space 2


Desde que jugué a la primera entrega quedé maravillado de su estilo, de su arte, de su terror, sus sustos y su gore, pocas veces en la vida había llegado a experimentar un cúmulo similar de sensaciones, una amalgama de tensión, terror y violencia pocas veces vista anteriormente en un videojuego. Visceral Games nos dió un juego sobresaliente, una lección magistral de cómo hacer que el jugador vuelva a sentir y a emocionarse con un videojuego, cómo mantener un estado de terror contínuo durante horas y horas, y, a pesar de que el juego no fuera perfecto, sí que me parece de sobra uno de los mejores de los últimos 5 años. Dead Space no inventó nada, tan sólo dispuso de miles de elementos y herramientas de otros juegos y los orquestó de forma sensacional, pues bien, Dead Space 2 sigue sin inventar nada, pero profundiza en lo que nos dejó la primera entrega cambiando algunas cosas necesarias y otras que no lo son tanto ¿a qué me refiero? Vamos a ello:



En Dead Space 2 volvemos a vernos en la piel de Isaac Clarke, que aún 3 años después de los tenebrosos y grotescos acontecimientos del USG Ishimura, tiene una mente enormemente afectada por lo que ha vivido, por lo que ha tenido que pasar, la efigie causó estragos en ella y por ello lo tienen retenido en la enorme estación Titán donde le someten a una serie de experimentos para intentar comprender lo que pasa por su cabeza. En el caso de que no nos acordemos bien de lo acontecido en la primera entrega, en el menú tenemos acceso a un vídeo que nos lo explica todo de forma muy efectiva y entretenida, recomiendo fervientemente el visionado para no dejarse atrás ni un detalle. Como todos sabemos Isaac no tiene mucha suerte (ya las pasó canutas en el USG Ishimura), y ya al comienzo del juego nos encontramos ante una nueva invasión de Necromorfos a la que Isaac sabe cómo responder (por pura experiencia). No contaremos con muchos amigos ya que el gobierno de Titán considera peligroso lo que hay en la mente de Isaac, lo cual ya es de esperar porque cuando entramos al juego ya nos esperamos una aventura que torture nuestros nervios y esperanzas. 

Comenzaremos moviéndonos por Titán bajo las indicaciones de determinada gente que quiere encontrarse con nosotros y así asistiremos a la decadencia de una enorme estación, veremos cómo cambia la gente, veremos cómo decenas y decenas de personas son despedazadas y destrozadas por los fieros y brutales necromorfos. Isaac sabe que todo está causado por una efigie y esta debe ser destruída lo antes posible, una vez más, ese será nuestro cometido. En este juego se nos muestra de forma más clara los cambios que produce una invasión, veremos el antes y el después, seremos testigos del terror y la muerte que dominan Titán y la sangre que pinta sus paredes. En esta entrega profundizaremos en las intenciones y métodos de la uniología, culto que adora las efigies y respeta la invasión como método para alcanzar una fase espiritual llamada convergencia. También volveremos a ser testigos de historias particulares de algunos habitantes de Titán mediante registros sonoros o textuales, que nos permitirán profundizar en el argumento y comprender lo acontecido. Cabe mencionar también que en esta entrega Isaac cobra mucho más carisma que en la anterior, ya participa de forma completamente activa en la aventura y los diálogos, lo cual hace que algunas partes del juego sean mucho más emocionantes, además de que suelta un "joder" o cosas similares de vez en cuando (al despedazar enemigos a pisotones...) que os aseguro que es como traspasar lo que tenemos en la cabeza al videojuego.


Seremos testigos también de la demencia que la efigie causó y causa en Isaac, la misma que hizo que gran parte de los habitantes de Titán y el USG Ishimura se suicidaran o cometieran verdaderas brutalidades contra sus seres queridos o cualquiera que se metiera en su camino. Los acontecimientos a los que asistimos en el juego la verdad es que tienden a ser realmente espectaculares, y podemos notar un gran equilibrio entre partes de tensión extrema, acción pura, puzzles y zonas para relajarse. Veremos numerosas partes de gravedad 0 o espaciales en las que nos moveremos libremente, sin estar limitados a caminar por superficies como ocurría en la primera entrega, esto facilita que las partes del juego con estas características sean más animadas que en la primera entrega, además de que "volar" siempre es cool, a pesar de que a veces podamos sentirnos un poco perdidos, ya que es fácil desorientarse con tanta libertad de movimiento. La apuesta por mayor acción y espectacularidad es algo que se agradece, porque creo que los que ya jugamos en su día a la primera entrega estamos más entrenados y tenemos los nervios más calmados, además de que algunos sustos los vemos venir. Este es un punto positivo y negativo a la vez, es obvio que el espectáculo entretiene y resulta enormemente divertido, pero yo como jugador de la primera entrega, echo de menos esa sensación de tensión contínua que me dominó durante la mayor parte del tiempo. 

De todas formas no os creáis que la saga se vuelve light ni nada, a pesar de que la sensación de terror sea menor durante gran parte del juego, permanece ahí y nos hace conservar un estado de alerta prácticamente constante, lo cual hace que el juego sea siempre entretenido ya que pocas veces podemos relajar nuestro cerebro y bajar nuestras defensas, por no hablar ya de lo imposible que resulta aburrirse con el juego. Es posible que esa sensación de tensión sea menor debido a la práctica que uno tiene al haber jugado ya a la primera entrega, de todas formas os aseguro que hay algunas partes del juego en las que las gentes de Visceral Games dominan nuestras emociones como les place, destacando además del principio y final del juego, que son completamente magistrales, cierta parte en la que nos tienen acojonados perdidos durante un buen rato mediante los recuerdos del propio jugador, lo cual, he de decir, me parece una de las mayores genialidades que he visto jamás en un videojuego. Vamos, que nos encontramos ante un buen repertorio de obstáculos y enfrentamientos que aportan una gran variedad a la experiencia de juego. 


Una de las mejoras conforme a la primera entrega es la continuidad a lo largo del juego, ya que mientras en la primera entrega veíamos unos capítulos muy segmentados y separados entre sí a lo largo del juego (entre los que nos movíamos en el tranvía), en esta entrega hay una completa continuidad, y los capítulos se siguen unos de otros de forma muy fluída, convirtiendo los tiempos de carga en acontecimientos integrados en el juego y que aportan profundidad o nos permiten avanzar en el argumento. Esta continuidad y esta forma de hilar un capítulo con otro, nos quita la sensación que teníamos en gran parte del primer juego de estar obedeciendo órdenes ciegamente. En esta entrega a pesar de que esas órdenes siguen estando ahí, están mejor incluídas en la trama, a pesar de que en alguna que otra ocasión asistamos a un "deus ex machina" que nos tocará bastante las pelotas. 

En esta entrega también disfrutamos de mayor variedad en lo que a inventario se refiere, ya que se incluye un par de nuevas armas al arsenal del primer juego. Los DRI o armaduras también cuentan con mayor variedad, ya que en vez de ser un mismo DRI que iremos mejorando a lo largo del juego, contaremos con distintos DRI que nos proporcionarán diferentes "bonus" característicos, a pesar de todo, esta variedad es relativamente falsa, ya que a pesar de las características específicas con las que cuentan los DRI, a medida que vayamos avanzando en el juego nos iremos encontrando con nuevos DRI con un mayor inventario y blindaje que superan de forma evidente a los anteriores. Esto resulta obvio y no lo mencionaría de no ser porque entre esos DRI superiores no hay variedad, es decir, si queremos más inventario y blindaje tendremos que optar por 1 DRI concreto, no tendremos varios a elegir a juego con nuestro estilo personal dentro del juego. La variedad resulta en la ofensiva, ya que además de un armamento variado (en el que dispondremos de un máximo de 4 armas), podremos mejorar dichas armas en distintos factores gracias a los numerosos nodos de energía que nos encontramos a lo largo del juego (además de los potrocientos que compramos en los almacenes), y, si a esto se le suma la capacidad de usar el nodo cinético de forma más agresiva, el nodo de estabilización, los ataques cuerpo a cuerpo y los ya clásicos "pisotones"... podremos destrozar a esos cabrones como se nos antoje. Entre estos "cabrones" podremos encontrar nuevas clases de necromorfos, además de los que ya nos encontramos en la primera entrega, esto se agradece bastante ya que aporta una mayor variedad a la experiencia de juego, y no os preocupéis, que están integrados de forma coherente.

Los puntos de guardado vuelven a estar prefijados dentro del juego, al igual que los almacenes donde podremos comprar, vender o guardar cosas para la posteridad o las máquinas para mejorar nuestro arsenal. Nuestro espíritu de explotador volverá a ser saciado gracias a grabaciones o registros de texto guardados por todo el mapa, además de la posibilidad de encontrar la preciada munición o botiquines que nos facilitarán las cosas a lo largo de nuestra aventura. También volvemos a depender de los diagramas que se encuentran esparcidos a lo largo del juego para poder adquirir determinadas cosas en los almacenes, esto es algo muy importante ya que de ellos dependeremos para tener nuevos trajes, armas, etc... A pesar de todo, me veo obligado a mencionar que el inventario se nos hace pequeño muy rápidamente, lo cual puede resultar frustrante debido a la cantidad de veces que tendremos que tirar cosas para coger otras o situaciones similares. 


La ambientación es completamente magistral, tal y como fuimos acostumbrados ya con la primera entrega, asistimos a una estación completamente degenerada, destrozada, masacrada en la que impera el terror, la oscuridad y la sangre. Se nos introduce de lleno en la aventura y la inmersión se ve agudizada por multitud de elementos, como pueden ser los brutales acontecimientos a los que asistimos de vez en cuando. Todo esto se nos muestra con una calidad gráfica abrumadora, que sin ser lo mejor que hay, sí cumple a la perfección con su cometido, pero la inmersión no sería tan genial de no ser por la fantabulosa banda sonora que cuenta con la capacidad de mantenernos en tensión, ponernos tiernos o hacer que nos caguemos en todo lo cagable con unas pocas notas. Hay que mencionar que la versión para PC (a la que he jugado yo) está genialmente optimizada, ya que teniendo yo un PC normalito pocas veces me bajaba de 30 FPS aún teniendo todo a tope.

El apartado artístico y de diseño en todo el juego me parece magistral, no sólo por cómo ha sido diseñada la estación y los cambios que se producen con la invasión de necromorfos, también podremos ver una iglesia de la uniología y adentrarnos en sus profundidades, por poner un ejemplo sin spoilear (es lo que nos mostraron en la demo y en los tráilers). Todo esto se suma a la gran labor que ejerce la ambientación en un juego de estas características y sinceramente, no sólo cumple con las expectativas en este sentido, si no que las supera. Sólo os digo que en este juego la sangre que más me ha afectado es la que ha perdido por completo su color, los que lo hayáis jugado espero que me entendáis. Hay que puntualizar que se mantiene uno de los grandes méritos de la primera entrega, la completa eliminación del HUD integrando toda la información que debemos saber sobre Isaac (su "vida", su munición...) en el traje y las armas de Isaac, lo cual obviamente nos facilita la inmersión en el juego.

El sonido como es lógico también cuenta con un uso excepcional, jugar a este juego con unos buenos auriculares y el 5.1 activado es toda una experiencia, asistiremos a una genial almalgama de ruidos y sonidos cada cual más tenebroso que nos sumergirán de lleno en la espantosa aventura que vive nuestro amigo Isaac.

Este Dead Space también tiene como novedad que cuenta con modo multijugador, que obviamente sirve como mero complemento a la aventura para un jugador, que evidentemente es el punto fuerte del juego. El modo multiplayer consiste en un modo versus entre humanos y necromorfos que bebe directamente del Left 4 Dead y el Alien vs Predator. Puede resultar algo brusco en un principio y es posible que no tengamos muy claros los objetivos, pero es capaz de proporcionar unos buenos ratos de diversión. No me parece un punto fuerte del juego, pero siempre se agradece un añadido así, que al menos está más cuidado que el horrible multiplayer del Bioshock 2. 


Una cosa está clara, el Dead Space 2 es una obra excepcional de Visceral Games, una de estas apuestas de calidad que hace EA de vez en cuando, sin importar demasiado las ventas. Nos encontramos ante una muy digna secuela de una magistral primera parte, de un juego más que nos demuestra que el terror no es algo abandonado dentro de los videojuegos y que aún pueden emocionarnos. Nos encontramos también ante una historia muy bien narrada que se nos muestra sin tapujos, con crueldad, violencia y sinceridad, que pone al límite al ser humano mostrando muchas de las más extremas facetas que puede llegar a tener. Nos encontramos ante una historia que nos habla del peligro del fanatismo, de locura, de desesperación, de  decadencia y verdadero terror. Nos encontramos ante una aventura espectacular, variada y épica que no nos permitirá desconectar ni un sólo segundo. Pero principalmente, nos encontramos ante un juego... de puta madre.




Título: Dead Space 2

Desarrolladora: Visceral Games

Distribuidora: Electronic Arts

Plataformas: PC/PS3/XBOX360

Precio: 50€ en PC y 70€ en consolas (la ed. coleccionista de 10€ a 20€ más)

Idioma: Está perfectamente traducido y muy bien doblado al castellano (a mi parecer).



NOTA: 91/100


Requisitos PC de copypaste:

Processor: 2.8 GHz processor or equivalent
Memory: 1 GB RAM (XP), 2 GB RAM (Vista or Windows 7)
Hard Disk Space: At least 10GB of hard drive space for installation, plus additional space for saved games
Video Card: NVIDIA GeForce 6800 or better (7300, 7600 GS, and 8500 are below minimum system requirements), ATI X1600 Pro or better (X1300, X1300 Pro and HD2400 are below minimum system requirements), 256MB Video Card and Shader Model 3.0 required
DirectX®: DirectX 9.0c

PD: He de decir que la nota puede variar en los próximos días a que publique esto, por eso de que es algo que hay que pensar mucho, pero bueno, lo que cuenta es el texto ¡vagos de mierda!

1 comentario:

  1. Un juegazo increíble, en serio, no sé por qué a la saga Dead Space no se le reconoce tanto, en mi opinión, como a otras. Este juego me ha parecido una verdadera joya y ya publicaré yo una especie de "añadido" al análisis del amigo Cebollo.

    Respecto al análisis en sí, nada que objetar la verdad, el juego es realmente bueno y ya me explayaré yo un poco más en mi "artículo".

    Good read Cebollo.

    ResponderEliminar