30 abr. 2012

Impresiones muy superficiales sobre la beta de Diablo III


¿Porqué muy superficiales? Pues porque lo despacho rápido y es para decir cuatro chorradas, que el juego está al caer y será debidamente analizado cuando llegue su momento. Nadie quiere que me repita, porque que me repita es malo, así que para no repetirme voy a esforzarme en ello (no repetirme, digo) y evitando toda clase de repetición con una competente redacción os repito que esto va a ser cortico, pero muy fresco todo. 

Repito:

¿Porqué muy superficiales? Pues porque lo despacho rápido y es para decir cuatro chorradas, que el juego está al caer y será debidamente analizado cuando llegue su momento. Nadie quiere que me repita, porque que me repita es malo, así que para no repetirme voy a evitar (repetirme, digo) y evitando toda clase de repetición con una competente redacción os repito que esto va a ser cortico, pero muy fresco todo. 

Hecha la coña estúpida voy a grano. En mi extenso (aunque no lo suficiente) historial de juegos completados se encuentran alegremente las dos primeras entregas de esta fantástica saga llevada a cabo por la ultraexitosa compañía que es Blizzard. El primer Diablo pecaba de simple y repetitivo, pero tenía un algo que nos enganchaba. Ese algo se explotó de forma sublime en la pedazo secuela que es Diablo II. La segunda entrega de la saga seguía cometiendo algunos errores, pero se veía que habían encontrado la fórmula para tenernos enganchados al título durante horas y horas, el sistema de loot y el frenetismo. En esta tercera entrega tiran una vez más de esa fórmula pero en un envoltorio mucho más trabajado y llamativo. 

Antes de nada hay que aplaudir lo cómodo que es todo, tanto ponerte a jugar solo como si decides jugar en cooperativo con algún amigo. También considero que es un buen acierto el facilitar repetir las misiones, lo cual nos lo pone todo mucho más fácil si nuestro propósito es enfrentarnos a un boss en concreto. Para jugar, tanto online como en single player, tenemos que entrar con nuestra cuenta de Battle.net, pero esa no es ninguna novedad, hoy en día es lo que se cuece en todos los juegos de esta mítica compañía para combatir el mal y de vez en cuando la piratería.


En la beta pudimos jugar el principio del juego hasta el primer enemigo grande (o boss tochete, si preferís tecnicismos), que en cuestión de duración rondaba entre hora y media y dos horas de digno entretenimiento. Con esta porción de juego nos sirve para ver qué tono va a tomar el juego y qué cambios han decidido realizar. Uno de ellos es agilizar la acción, mucho más bestia y compleja (pero sin pasarse tampoco), introduciendo nuevas habilidades en enemigos y la posibilidad de utilizar nuestro entorno e incluso algunos de nuestros rivales en nuestro beneficio. El sistema de loot también se ha visto levemente mejorado, entre otras cosas ahora cogemos el oro al pasar por encima, que parece una tontería pero se agradece muchísimo.

En cuestión de narrativa se ve altamente influenciado por el trabajo de Blizzard en el archifamoso World of Warcraft, asistiendo a pequeñas cinemáticas hechas con el motor del juego para mostrarnos eventos de la trama. Ignoro si el juego mantendrá la misma postura, pero al menos en la beta las misiones también parecían tener mucho más peso  en la trama que lo que podíamos ver en el Diablo o Diablo II, lo cual se agradece porque nunca está de más que nos impliquemos algo en el transcurso de la historia. Otro aspecto que se nota que ha sido bien pulido es el diseño artístico del juego, que opta por una estética de corte más fantástica que no se podía apreciar en las anteriores entregas, bien sea porque no estaba ahí o por la mierda de gráficos que tenían. Esta elección parece bastante correcta porque podrán introducir verdaderas burradas en el juego sin que lleguen a causar demasiada impresión, vamos, se salen con la suya sin mojarse demasiado.

Lamento decir que no pude probar todos los personajes (por culpa del estado de los servidores, algo que espero que no sea así cuando se estrene), pero pude catar el Monk, el Demon Hunter, el Bárbaro y ver en acción al Médico Brujo. Todos me parecieron bastante intuitivos y el sistema nuevo de talentos nos facilita mucho las cosas, además de invitarnos a experimentar nuevas configuraciones sin tener que reempezar el juego. Nuestras habilidades las vamos desbloqueando a medida que subimos de nivel y las podemos cambiar en todo momento, menos las pasivas, creo, que una vez las elegimos ya son permanentes, pero no estoy seguro de esto último así que puedo estar equivocándome. Otro cambio interesante es que hayan incluido una pequeña barra de skills para agilizar más las cosas, aunque en Diablo II ya teníamos un sistema parecido pero bastante menos cómodo. Hay más cositas nuevas pero no estoy del todo seguro de cómo funcionan, así que mencionaré alguna, como CRAFTEO, y ahí dejo la cosa. Por último querría señalar que la beta al menos estaba realmente tirada, ya que algunos enemigos sueltan pociones o algo así que nos servirán para recuperar vida y casi nunca nos vemos en peligro. Probablemente lo hicieron así para que la gente que la probase no llegara a frustrarse ni nada semejante.

Resumiendo: nos vemos el 15 de mayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario