9 jun. 2012

E3 2012, día dos: otro breve comentario.



Bastante a destiempo respecto a la primera entrada, y más a modo de conclusión que por contenido, toca cerrar el comentario de este E3, tan criticado y denostado, y de la conferencia de Nintendo. Para ponernos en antecedentes, Sony y Microsoft aburrieron en sus conferencias, salvadas por los títulos triple A y exclusividades de cada compañía, pero se fueron con las ramas con mucho contenido que nada tenía que ver con juegos, que fue lo que precisamente hicieron Electronic Arts y Ubisoft, que se llevó de calle el E3 con esa maravilla que ha enamorado a todos que es 'Watch Dogs'.

Nintendo tenía una papeleta relativamente dificil, que era presentar de una forma clara su "revolucionaria" consola. Sabemos que Wii U es más potente que Xbox 360 y PlayStation 3, pero no deja de dar la sensación de que Nintendo está entrando en la generación actual 6 años tarde. Seamos claros: la conferencia de Nintendo fue un pequeño desastre. Abrir con un juego menor como 'Pikmin 3' dice todo de esta compañía que lleva dando tumbos casi ya una década, por mucho que las ventas acompañen sus bochornosas decisiones. ¿Que nos han contado de Wii U? 

Pues lo que ya veníamos sabiendo: que la gracia del asunto está en la altísima interactividad de la consola con el pad táctil, ese formato de mando que el resto de compañías se han dado buena prisa en copiar y que su lanzamiento vendrá respaldado de juegos Made-in-Nintendo. ¿Los juegos que se han presentado? Pues el mismo Mario de hace más de una década, el Batman: Arkham City que todo el mundo ha jugado ya, y otra retahíla de títulos que ya han salido o que saldrán para otras consolas. De 'NintendoLand' no voy a hablar porque tengo más de tres años, y la verdadera bomba, 'Zombi U' ya se han dado prisa en Ubisoft de decir que podría salir para el resto de plataformas.

Las buenas costumbres no deben perderse nunca.

La conclusión es clara: si Nintendo había dado mucha penita dejando de lado al sector de jugadores a los que les gustan los juegos de verdad, está dando casi la misma intentando recuperarlos. Para ir terminando, la sensación general es que el E3 ha sido un fracaso porque se han presentado pocos juegos, ha habido pocas sorpresas y porque Sony y Microsoft han dedicado mucho tiempo a intentar convertir sus consolas en centros multimedia para el hogar. Yo a eso creo que es lo lógico, si es cierto que la generación se termina, ambas compañías querrán cubrirse las espaldas y que sus actuales consolas sigan teniendo vida útil. 

Respecto a la falta de sorpresas-novedades, es cierto que estamos en un periodo en el que la industria se está acomodando en producir productos más clónicos, pero se puede entusiasmar con un juego ya anunciado si este se enseña de la manera adecuada. ¿Que solo se le da bombo a títulos triple A? Evidentementemente, para algo son los que más ventas y beneficios generan. Mientras que es cierto que el E3 ha perdido en emoción, yo me sigo sintiendo como un enano preparándome para mi sesión continuada de conferencias, gameplay, apetito consumista, y si el resto se empeña en odiar todo eso, es más problema de ellos que del E3. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario