28 ene. 2012

El ciclo del PCero


Esto va a ser bastante autobiográfico y completamente improvisado. Simplemente me apetecía publicar algo y esto es lo único que se me viene a la cabeza. Para colmo ayer volví a ver The Social Network (Fincher, te amo) y ahora estoy escuchando a tope esa maravilla de banda sonora que compusieron Reznor y Ross. Vamos, que motivación a tope, que me creo Zuckerberg, capaz de crear lo que sea y de teclear a toda hostia. Actualmente soy un "PC Gamer" que no puede jugar en PC y escribo esto para quejarme en algún sitio, esto es así:

Creo que voy a hablar en nombre de una buena parte de la comunidad PCera, ese fascinante grupo de personas lleno de gente emprendedora, hábiles jugadores, bastardos de la red y muchas otras subespecies del ser humano. He de decir también que yo no soy un entendido de los ordenadores. Todo el conocimiento que tengo sobre ellos lo he ido adquiriendo a través de la experiencia y las situaciones a las que me he visto obligado a responder. No soy informático, no voy a dármelas de entendido y tampoco me interesa hacerlo puesto que seguramente iba a quedar de gilipollas para arriba

Llega un punto en la vida útil de todo ordenador en el que estamos convencidos de que este maldito aparato obsoleto nos odia con todas sus fuerzas. Falla en los peores momentos, nos putea, nos asusta, nos estresa, nos mantiene en tensión, juega con nosotros. Hablo solo del deterioro temporal que sufre todo PC "regular", no de esas putadas espontáneas que nos hace de vez en cuando porque es un cachondo mental, de las que igual os hablo e igual no. 

La relación con un PC nuevo es sublime. Todo es genial, te entiende rápido, cumple a la perfección cuando fuerzas las cosas y te da la sensación de que siempre tiene alguna maravilla más que mostrarte. Mueve todos los juegos, disfrutas de una calidad gráfica tan alta que te ves obligado a enseñárselo a toda la gente que puedas. La fluidez es una maravilla que no se aprecia lo suficiente cuando se tiene y que se anhela con toda la fuerza del alma cuando escasea. De pronto lo último de lo último ya no lo puedes mover tan bien, pero es normal, porque al fin y al cabo es cosa del progreso y tampoco duele tanto quitar el "Antiliasing" o bajar las texturas de "Muy Alto" a "Alto". En ese momento nos da igual tener que ver un poco de diente de sierra por aquí y por allá, o tener que conformarmos con una versión un poco más cutre de las sombras de los árboles, nuestro PC sigue siendo un maquinón y podemos jugar a todo con una calidad visual tremenda.

Es... tan... potito :3
Eeepa, tenemos que empezar a recortar gráficos de más, bueno, la calidad media es bastante aceptable ¿no? Es lo medio, se supone que está bien, la mayoría de la gente juega así... ¿verdad? El Antialising ya lo sacrificamos por completo y los dientes de sierra campan a sus anchas por el escenario. Bah, las texturas siguen siendo bastante decentes y lo que más importa es la jugabilidad, no cómo luzcan los juegos. Aún así a veces el ordenador se hace el lento en el modo multijugador y puede que lo pases mal. Tu PC no está a la altura de las circunstancias, te chafa jugadones, se peta justo cuando estás a punto de reventar esa cabeza, de lanzar esa granada o esquivando a los francotiradores. Sigue funcionando relativamente bien, sacrificamos el nivel gráfico del modo multijugador para poder explotar al máximo la jugabilidad, la fluidez es esencial, un par de frames nos pueden costar la victoria.

Ya nos olvidamos de comprar juegos recientes y nos traicionan otros que creíamos fieles, a la mierda, vamos a perfeccionar nuestra técnica en el modo online y a pasarnos solo juegos indie, que están muy abandonados y son muy buenos. A veces se nos hacen injugables las partidas en el modo multijugador, pero meh, normalmente la cosa va... "bien". Dejas de decir que el rendimiento en un juego es "bueno" para decir que es "jugable". Esos bajones a menos de 20 FPS te amargan la vida, pero cuando hay poco lío en pantalla aún conservamos nuestros 30-35 FPS, parece decente... hasta que no lo es. Las petadas se hacen más comunes y abandonamos el online porque nos trae más disgustos que alegrías. Los juegos indie son la solución, lo importante es la innovación, la jugabilidad y el Super Meat Boy es cojonudo, para qué engañarnos. Además somos PCeros, qué coño, la gran ventaja de nuestra plataforma es que disponemos del mayor catálogo existente de videojuegos ¡será por viejas glorias, venga ese Diablo 2!

¡Hooostia qué pasada de vacas!
Llega un punto en el que solo podemos jugar a juegos de hace más de 8 años y a juegos indie MUY POCO EXIGENTES. El ordenador se cuelga cuando le da la gana, no podemos ni navegar por YouTube sin miedo, el sistema operativo nos la juega cuando quiere y parece que todo se puede ir a la mierda en cada segundo. Pulsamos más veces el botón para resetear que el de las tildes, es jodidamente desesperante. Ya casi no jugamos, nos dedicamos principalmente a ver series, películas y a chatear, qué divertido es chatear, qué maja es la gente por internet (esto no es irónico). Pero mientras nos culturizamos y socializamos con gente a través de este aparato que tanto nos odia, el mundo de los videojuegos sigue expandiéndose, hay miles de maravillas que deseamos probar, obras de arte que queremos experimentar y épicas aventuras que atravesar. Ese es el momento en el que tomamos esa decisión que tanto miedo nos da, necesitamos un nuevo PC.

Este ordenador ya está viejo, ya no sirve, no me satisface como ser humano. Necesito un PC que me comprenda, que entienda mis necesidades y que esté dispuesto a darlo todo por ellas. Una máquina que me permita abrazar de nuevo el incesante progreso que envuelve el noble arte de los videojuegos, con el que pueda volver a patear culos en el modo multiplayer, con el que pueda a disfrutar de la belleza de unos buenos shaders, de unas esquinas lisas, ponerme al día de una vez, disfrutar de la innovación, de la fluidez del entorno y de la sombra de los árboles. Te informas, preguntas, consultas, te informas más, preguntas más, consultas más, das la vara a todo el mundo, ves gameplays, comparas benchmarks, comparas precios, sigues preguntando, sigues informándote, ya tienes varias piezas claras, preguntas un poco más, te has equivocado en alguna, no hay suficiente ventilación, lo solucionas, ya no hay en stock otra pieza, la cambias pero no sirve, vuelve a estar, la pones y eureka, el PC de tus sueños se encuentra ante ti en forma de presupuesto, solo queda pedirlo y todos tus problemas se solucionarán. Yo tendré el mío la semana que viene, deseadme suerte.

"¡Compra una consola!"

TU PUTA MADRE.

2 comentarios:

  1. Te entiendo perf...AH NO, QUE A MI ESO NO ME PASA. Deberias hacerle caso a tu puta madre.

    ResponderEliminar
  2. Ahora solo nos cabe esperar que la madre del señor Cebollo no lea este blog. Aunque para que engañarnos, no lo lee ni de coña.

    ResponderEliminar