5 feb. 2011

Minutos musicales I - BioShock


 Voy a empezar con una nueva sección que ni será semanal ni nada, simplemente... la haré cuando me salga (como el resto vamos). Creo que os podéis hacer una idea del sentido de todo esto, pero bueno, por si alguno está drogado o tiene demasiado reciente la última lobotomía, yo os lo explico. En esta sección os pondré y comentaré algunas de las que considero las mejores bandas sonoras que he encontrado en videojuegos, sean originales o no. Pero no penséis que os voy a poner la del último Guitar Hero, eso no lo considero una banda sonora, podéis olvidaros de este tipo de juegos, al igual que del Audiosurf y toda la pesca. Hablo de una banda sonora que forme parte del videojuego y nos ayude a experimentar emociones con él, que forme parte de la inmersión, que nos introduzca en un mundo sonoro fascinante, absolutamente necesario para el videojuego. No creo que haga falta decir a estas alturas que la música de los videojuegos es enormemente importante, por las razones que ya os he comentado, emociona, nos ayuda a sumergirnos en el mundo que se nos muestra, etc. Pues bien, la primera que comentaré es la del juego que quedó en nuestro top 10 particular como el mejor videojuego de la década pasada, hablo, cómo no, del Bioshock: 

Os aviso por cierto que yo no he estudiado música en toda mi vida (me refiero, fuera del colegio e instituto), pero sí que siento un gran amor hacia esa forma de arte. Pero bueno, al lío, el Bioshock comienza con un accidente de avión, el cual se estrella en medio del vasto océano Atlántico, nos rodean partes del avión que se unden poco a poco, no parece haber supervivientes y nos encontramos rodeados de fuego, pero no todo está perdido, puesto que nos encontramos al lado de un extraño faro. Os contaré diversas partes del juego pero no os preocupéis que no os destriparé nada.



Garry Schyman hace una labor excepcional con la banda sonora del Bioshock, pocas veces nos encontramos ante un universo tan complejo, tan vasto y tan vivo. Todo aquel que haya jugado a esta obra maestra conoce lo importante que es la música en él, la enorme relevancia que toma en la aventura. Nos encontramos en una ciudad sumergida en medio del Atlántico, que en el pasado fue un lugar lleno de fiestas, de expresiones revolucionarias de arte y de enormes avances científicos, pero que sucumbió ante la corrupción, el dolor y la muerte. En todo el juego nos podremos encontrar piezas musicales en las que los instrumentos de cuerda se convierten en los completos protagonistas, lo cual es una genial decisión puesto que tienen una gran capacidad para sumergirnos en ese fascinante entorno. Como ejemplo de esto os pondré la pieza que suena cuando vemos Rapture por primera vez, desde la batisfera que baja desde el faro, después de una proyección en la que nos explican los propósitos que tuvo Andrew Ryan al crear la increíble ciudad. 


Esa introducción es completamente acojonante y una de las mejores que recuerdo. Otro ejemplo para demostrar el gran potencial sonoro que tiene este videojuego (en el apartado musical, aunque el de ruidos y sonidos del entorno también es espectacular), lo encontramos poco después de entrar en Fort Frolic, una parte de Rapture destinada exclusivamente a la expresión artística en su máximo esplendor. En este área nos podríamos encontrar con una impresionante vanguardia artística y espectáculos de variedades, y es el lugar en el que nos adentramos en la mente del excepcional artista Sander Cohen. Cohen es uno de mis personajes favoritos en todo el universo del Bioshock y estoy seguro de que cuando lo juguéis experimentaréis una fascinación similar hacia él. En esta parte del juego contamos con algunos de los mejores momentos del juego, y entre otros me apetece destacar uno en particular, al comienzo nos adentramos en una sala de conciertos en la que alguien está tocando en el piano una maravillosa obra compuesta por Cohen, este momento es impresionante, pero no os destriparé por qué, para que lo disfrutéis más.


Pero a pesar de que la banda sonora original compuesta por Schyman sea genial, también podremos escuchar a lo largo del juego música de los años 40, bien sea en gramolas o en otro tipo de artefactos. Entre muchas perlas maravillosas nos podemos encontrar con esta:


Y esto no es nada, es únicamente la punta del iceberg, pero para poder conocerla en su máximo esplendor tendréis que poneros a jugar al Bioshock. Espero que os haya ayudado a decidiros para jugarlo o para recordar la increíble experiencia que fue hacerlo. Y si no sirve de nada... pues tampoco pasa nada, yo al menos he disfrutado un huevo reescuchando la banda sonora y eligiendo los temas. Una cosa está clara, que la banda sonora del BioShock es sublime, que actúa ya no sólo como acompañante, sino que es casi un personaje más, una maravilla que nos hace experimentar emociones y adentrarnos en un fabuloso mundo, lleno de ambición, violencia y melancolía.

1 comentario:

  1. Dios, la música del Bioshock es una verdadera obra de arte, para que luego digan que si los videojuegos no sé que, que si los videojuegos no se cuánto, además de toda la violencia que quiera, los videojuegos también ofrecen experiencias en todos los sentido y ciertamente la sonora del Bioshock, es una que merece la pena de principio a fin.

    ResponderEliminar