24 nov. 2012

Análisis - Homefront


Este análisis (segundo del blog, Kike lo sufrió en su momento) va a ser algo peculiar porque éste es el peor juego sobre el cual he escrito jamás. Lo más probable es que abuse verbalmente de él y sus creadores, aunque intentaré mantener el tipo lo mejor que pueda. Lo he pasado tan mal con este juego que no sé ni por dónde empezar, así que voy a tirar por una estructura clásica en un comienzo y luego ya que sea lo que Diox quiera, que probablemente sea sangre, mucha sangre:

'Homefront' es un FPS bélico desarrollado por Kaos Studios (ya lo teníamos que haber visto venir con ese nombre), que cerró sus puertas permanentemente hace poco más que un año, lo cual tiene bastante sentido dada la tremenda mierda que resultó ser la última de sus obras. Es el año 2022 y Corea del Norte es una potencia militar de tres pares de cojones que quiere dominar el mundo. Nosotros somos Robert Jacobs, un expiloto del ejército estadounidense que es reclutado al principio del juego por dos importantes miembros de la resistencia que van a explotar nuestras dotes asesinas para contraatacar ante la opresión coreana, marcar un avance en la reconquista de USA y llevarse el mérito.

En un principio podríamos creer que la premisa de 'Homefront' resulta interesante. Vamos a ser miembros de la resistencia, vamos a luchar en la sombra, usaremos estrategias frescas, atravesaremos verdaderos infiernos para alcanzar nuestro objetivo y blablablá, nada de eso, mierda, todo mierda. La campaña de 'Homefront' es una sucesión interminable de tiroteos completamente estáticos, aburridos y predecibles en los que nos enfrentamos a una de las IA infernal  con unos aliados que no podían ser más inútiles. ¿Sabéis esas partes de las campañas de los Call of Duty entre explosión y explosión en las que no pasa absolutamente nada? Pues 'Homefront' es así en su totalidad.

Menganita a la izquierda y Fulanito a la derecha. El del medio es un señor negro.
Por si no fuesen ya penosos de por sí los enfrentamientos, iremos acompañados de Fulanito y Menganita (ni idea de cómo se llaman), a los que tendremos que soportar durante todo el maldito juego. Conversaciones anodinas, momentos "dramáticos" de pura risa, completa borralla argumental y más mierda que nos frenará una y otra vez en nuestro objetivo de terminar con esta pesadilla de una puta vez. Tendremos que esperar por ellos antes de subir una escalera o atravesar cualquier puerta, salvo aquellas en las que irrumpiremos a cámara lenta en un derroche de originalidad sin precedentes. De la acción fatal diseñada y de la pareja de retrasados esa no nos libraremos ni cuando el juego intenta ser fresco y nos da el control de un helicóptero (para defender un comboy, vamos, ESPERAR MÁS) o de un vehículo acorazado que supone una de las peores mecánicas jamás vistas en la historia de los videojuegos. Todo esto sería mucho mejor tolerable si los desarrolladores fuesen conscientes de que la campaña es de puta risa y nos dejaran avanzar en paz por la estúpida trama, pero el horror que es la pesada acción se verá superada por un pesimísimo sistema de checkpoints, que si morimos nos harán volver a esperar a que pasen dos mil scripts antes de volver a pegar un tiro.

Teóricamente nos vendieron el juego como una experiencia cruda en la que veríamos los terrores de la guerra. ¡Y una mierda! La forma que tiene el juego de hacernos presenciar esas tres o cuatro escenas presuntamente fuertes es tan pésima que toda inmersión resulta imposible. Pulsar un botón para taparte en cadáveres o que ejecuten a un señor a unos metros de ti son situaciones que pueden pintar muy bien sobre un papel, pero cuando al implementarlas lo único que hacen es dañar la experiencia jugable no sólo no alcanzan su objetivo, sino que empeora aún más la situación. En resumen, la campaña es una puta mierda, aburrida, injugable, sin emoción, ni ingenio, ni talento, ni interés. Una pila gigante de errores de diseño cuya única virtud es que se termina en 4-5 horas.

Dos jugadores ensañándose con uno de los responsables de 'Homefront'
Lo normal es que el multijugador arreglase un poco la situación y consiguiese salvar el título de la quema. De eso nada, puta mierda también. Lo único que hace que el multijugador resulte mínimamente entretenido es que la idea de pegarte tiros con otras personas es algo que funciona de por sí. Pero no os preocupéis, no pasa nada, los señores de Kaos Studios estaban ahí para torcer la situación hasta convertirlo en algo completamente absurdo. 

Lo primero, tres modos de juego y uno de ellos es una mezcla de los otros dos. Tenemos el clásico duelo por equipos, el modo dominación y el modo nosequé hostias que irá alternando partidas entre los otros dos. Sí, lo sé, una locura de esfuerzo pusieron detrás de esto, pero la cosa empeora cuando la cantidad de mapas también es tan reducida como el talento que se ha volcado en diseñarlos. No cuentan con nada destacable. Consisten en un popurrí extraño de lugares abiertos y cerrados, dada la peculiar mezcla de estilos que quiere alcanzar el juego juntando elementos de los infinitamente superiores Call of Duty y Battlefield. El juego funciona como un mal CoD, no nos llega a importar nada de lo que pasa en la partida, pero seguimos jugando porque nos gusta matar a gente. La cosa se complica cuando el sistema de racha de bajas se basa en VEHÍCULOS. Pero no poca cosa, tanques, helicópteros y chorradas similares que no encajan de ninguna forma dentro de la "naturaleza" de un multijugador tan chorras como éste. Soy completamente incapaz de explicaros cómo esta subnormalidad se carga por completo la experiencia multijugador, pero os garantizo que lo hace. Carece completamente de sentido, termina habiendo vehículos acorazados por doquier y el interés que tienen las partidas cada vez es menor. 

Llegué a leer por ahí que el título conseguía hacernos jugar en equipo. Nada, mentiras, ni puto caso. Cada uno va por su puta cuenta porque no hay otra forma de jugar. Lo único que destaca en todo este modo de juego son los errores garrafales que llaman nuestra atención ante la mediocridad que nos hace atravesar.


No os podéis imaginar lo duro que ha sido para mí volver a someterme a esta basura de juego a través de mi memoria. Lo único que no se puede crucificar es el apartado técnico, que resulta aceptable sin más, algo muy superior al resto de lo que nos ofrece esta bazofia infecta y clónica. Da igual lo que hayáis leído, os pido que no compréis 'Homefront', es más, que ni lo toquéis. "¿Estás seguro? Parece pasable" ¿Es que eres gilipollas? Te estoy diciendo que es una puta mierda. Es más, si alguien os lo regala u os lo presta desconfiad de esa persona, os quiere hacer daño, así que huid o les matáis, porque vuestra vida correrá peligro. Mierda de juego.

Esto es más fiel al juego que cualquier trailer que se pueda encontrar por ahí:


Título - Homefront

Desarrolladora - Kaos Studios (cerrada por mierda de juego)

Distribuidora - THQ (que así les va)

Campaña - Puta basura insufrible, recomiendo jugarla en la mayor dificultad posible para que destaquen más sus infinitos errores.

Multijugador - Anodino y estúpido.

¿Debería jugarlo? - ¿Tú has leído lo que acabo de escribir?

Nota - 20 Y porque no tuve que pagar por él, que me lo prestaron, lo llego a comprar de salida y les quemo las putas oficinas.

1 comentario:

  1. Te has cebado mucho pero mucho con este juego. Cierto, tiene errores que empañan bastante la campaña, los checkpoints ni son los mejores, las misiones clónicas y la IA....
    Pero no me parece que sea para insultar tanto al juego y a los creadores. Porque la verdad es que me ha parecido un juego entretenido (cabe decir que me ha costado 9 €) y por ese precio me he entretenido bastante
    Creo que se merece un aprobado como mínimo. Y si este es el peor juego al que has jugado....a pocos juegos malos has jugado. Te lo digo porque yo he jugado a juegos malos y son muchisimo peores que este (tu analiza Naughty Bear, no sobrevives sin suicidarte, yo no aguante mas de 1 hora).

    ResponderEliminar