10 abr. 2011

Especial Valve - III - Los Supermods, primera parte (análisis de Counter-Strike)


Como comentaba al final de la anterior publicación del especial, el bombazo que supuso el Half-Life no fue únicamente por su inmensa calidad, sino por los mods que le siguieron, que sencillamente, revolucionaron el mundo del gaming online. En esta parte del especial me dedicaré especialmente a los que más he jugado y los únicos de los que puedo tener una opinión decente, el Counter-Strike y el Day of Defeat. Sinceramente, siento en el alma no poder explayarme sobre el resto de los títulos pero es que sencillamente no he podido jugar bien a ellos, ya que cuando salieron o bien yo desconocía su existencia o no tenía internet, así que no he podido disfrutar de ellos cuando tenían una comunidad de jugadores decente, a pesar de que hoy en día los tenga todos en mi lista de juegos de Steam. Pero venga, vamos al tema que se acerca el Portal 2 y esto tiene que estar acabado para entonces:

A pesar de que esto se vaya a centrar en el CS y el DOD, no puedo evitar mencionar un par de cosas. El primer "gran" mod del Half-Life fue el Team Fortress Classic, y digo gran mod porque seguro que ya había alguno antes en el que en vez de con la palanca Gordon tuviera que cargarse a los headcrabs con el falo de un cetáceo.  Pero dejando las referencias fálicas a un lado (que me las pedís, porque os lo noto en la mirada),  el TFC fue una adaptación del Team Fortress al motor del Half-Life. El Team Fortress era un mod del Quake y el mismo equipo que lo hizo fue contratado por Valve para hacer el Team Fortress 2 (sí sí, el que salió en 2007) y decidieron rehacer el original en... eso, el motor de Valve. El TFC salió a la luz oficialmente el 7 de abril de 1999.

Poco después (el 1 de noviembre del mismo año), salió a la luz la primera expansión del Half-Life, el Opposing Force, en el que encarnamos a Adrian Shephard, uno de los militares que el gobierno envió a Black Mesa. Por desgracia para vosotros, el Half-Life: Opossing Force fue desarrollado por Gearbox Software, por lo que no lo analizaré (todavía). A mediados del 2000 (el 11 de junio), Valve estrenó el Deathmatch Classic, un mod multiplayer del Half-Life con el que Valve rendía homenaje a idSoftware (a los que tanto le debían). A este no he jugado en mi vida, así que... tampoco lo analizaré. El 1 de Noviembre del 2000 sacaron otro mod más, el Ricochet, al cual he jugado 5 minutos y no le pienso dedicar un segundo más de mi vida (César fue testigo de aquella tragedia). El juego es un FPS multiplayer con tintes de arcade y plataformas, no os puedo decir más porque simplemente... no sé más, ah bueno, sí... hay mucho azul y mucho rojo (OBVIO (?)). Pero no desesperéis, que 7 días más tarde de esa cosa salió no un mod, sino EL mod. 

Breválesis: Counter-Strike (sí, análisis breve, qué pasa)

Mirad mirad detrás ¡un killer el tío!
El Counter-Strike como ya sabéis, empezó siendo un mod del Half-Life creado por Minh Le y Jess Cliffe (el que pone la voz a la radio en el juego, sí sí, ÉL es el señor de "fire in the hole"). En Valve gustó la idea, compraron los derechos del juego y contrataron a los responsables (a Minh al momento y a Jess cuando acabó los estudios). Así que los señores de Valve tomaron las riendas y acabaron haciendo el que posiblemente sea el FPS multiplayer más jugado de la historia. 

La mecánica de Counter-Strike es bastante simple: Hay dos equipos (terroristas y antiterroristas) que no se llevan muy bien y andan a hostias todo el día. El juego es sólo multiplayer y dispone de distintos modos, siendo el más famoso y jugado el de poner la bomba, que hoy en día se conoce en algunos juegos como "Sabotaje". En este modo de juego los terroristas intentarán poner una bomba en un objetivo y los antiterroristas intentarán que esta no llegue a explotar, bien sea cargándose a los terroristas o desactivando la bomba. También era frecuente el modo de juego en el que los antiterroristas tenían que rescatar a unos rehenes vigilados por los terroristas. Y cómo no, el clásico, matarse y punto, objetivo no sólo de algunos mapas oficiales, sino de la gran mayoría de los mapas custom que llegaron con el tiempo. La coña del juego es que las partidas (en todos los modos) iban por rondas, y si el jugador moría no podía seguir jugando hasta el inicio de la ronda siguiente. Esto puede parecer una chorrada hoy en día, pero de aquella era algo bastante original y hacía que los jugadores tuviesen más cuidado (y más tensión) a la hora de jugar.

Hooooolaaaa
Al principio de cada ronda los jugadores de cada equipo (que salían cada uno en un extremo del mapa), disponían de unos segundos para comprar equipo a su gusto. El repertorio de armas es considerable, varias pistolas, varios fusiles de asalto, escopetas, subfusiles, fusiles de francotirador y una metralleta pesada. A estas armas se le sumaban (a elección del jugador) las clásicas granadas de fragmentación, las flashbangs, granadas de humo, kevlar, casco, escudo antibalas, visión nocturna y el kit de desactivación de bombas. El dinero para comprar el equipo lo obteníamos en función de nuestra efectividad en el juego y de si nuestro equipo ganaba la ronda. Si el jugador no moría en una ronda, a la siguiente disponía del equipo que le había quedado, aunque siempre podría comprar uno nuevo. La interfaz en el juego es la clásica de los shooters (de aquella de cuando teníamos vida limitada y no se recargaba con ponerse detrás de un muro), muy intuitiva y fácil de entender. 

La cantidad de mapas oficiales era bastante considerable, y aunque fuesen pocos mapas, la mecánica propia del juego hacía que el jugador pudiese pasar enviciado durante horas en un mismo mapa. A los oficiales hay que sumarles los custom, de los cuales hay cientos y cientos, algunos buenos y otros que da asco verlos, pero no todo el mundo va a ser capaz de hacer cosas buenas en la vida (mirad a Hitler y su ejército de dinosaurios).

Algo muy importante en el juego (como solía ser en la vieja escuela) es que el éxito depende de la habilidad y la estrategia. Es por esto que desde sus inicios se encuentra entre los juegos con un gaming competitivo más rico, además de gozar con algunos de los premios más suculentos en los campeonatos.

Y vamos, que si miramos así en líneas generales el Counter-Strike nos queda un juego que es puro vicio. Normal que durante años fuese el estandarte oficial del gaming online, su popularidad es tal que todavía es (si no contamos el Counter-Strike: Source) el FPS multiplayer más jugado en PC a día de hoy.. Un juego fluído, que facilita una experiencia online difícil de superar (imposible para muchos), vamos, un muy buen juego, y no sólo eso, sino un fenómeno. No me tiembla el pulso al afirmar eso último. Además de los varios millones de copias que vendió (lo cual en un principio impulsó las ventas de Half-Life, ya que era necesario tenerlo instalado) hay que tener en cuenta las muchas millones de copias pirata que hay por el mundo, además de la enormísima cantidad de gente que lo ha jugado o juega todavía en cybers. Por todos estos motivos es muy difícil decir una cantidad de gente que lo habrá jugado, pero no creo que me equivoque si afirmo que es una cantidad muy superior a la de los compradores del Call of Duty de turno.

De vídeo, una frag movie wapa wapa (lo siento por la música):


Título: Counter-Strike

Desarrolladora - Valve

Distribuidora - Sierra y posteriormente Valve con Steam

Plataformas - PC y posteriormente Xbox

Idioma - ¿Qué más da?

Género - FPS Multiplayer

Estreno - Oficialmente el 8 de Noviembre del 2000, pero el mod salió en el 99.

Nota - 91/100


En la siguiente parte de Los Supermods os hablaré del Day of Defeat. Cada vez queda menos para EL JUEGO.

Priviusli on Especial Valve:

2 comentarios:

  1. Yo la verdad es que al Counter he debido jugar 3 horas en toda mi vida, sin duda alguna algo imperdonable, pero así es le vida.

    ResponderEliminar
  2. Imperdonable no hombre, ahora hay muchos multiplayers muy buenos (y algunos mejores). Cuestión de casualidad, yo lo jugué porque iba a cybers a dejarme un pastizal (ya quisiera yo todo ese dinero para un PC nuevo), y fue jugando al Counter-Strike: Source cuando me petó la tarjeta gráfica y me quedé sin PC un verano entero.

    ResponderEliminar