2 sept. 2011

Análisis - 'Gears of War'


Podemos decir con total seguridad que junto con la saga Halo, 'Gears of War' se ha convertido en imagen y estandarte de Microsoft en lo que va de generación. Publicado en 2006, este ambicioso proyecto liderado por el fucker más fucker de los videojuegos, Cliff Bleszinski, ha colocado 5 millones de unidades en todo el mundo y ha dado lugar a dos secuelas directas. Además, 'Gears of War' ha supuesto un cambio en la manera de entender la jugabilidad que ha dejado un legado claramente palpable en los videojuegos modernos. Por ello, hoy nos adentramos en territorio Locust para analizar este primer 'Gears of War'.

En 'Gears of War' tomamos el control de Marcus Phoenix, un excomando del grupo militar que da nombre al juego y que es liberado de su confinamiento en una prisión para luchar como activo de emergencia contra la horda Locust, que ha devastado el planeta tierra reduciéndolo hasta las cenizas. A partir de aquí iniciaremos un frenético viaje que nos llevará a un vital enfrentamiento directo con el temible enemigo.

En tercera persona y cámara al hombro, en 'Gears of War' nos desplazamos por diferentes escenarios cargando dos armas diferentes y eliminando a los enemigos que nos van saliendo a nuestro paso. Hasta aquí todo normal, sin embargo es en el sistema de coberturas donde 'Gears of War' revoluciona la manera de entender el juego y donde encuentra su mayor seña de identidad.


A medida que nos desplazamos por los escenarios, y según se acercan nuestros enemigos, buscamos cobertura en diferentes salientes, barricadas, y estructuras que la naturaleza del escenario nos brinda, abriéndose una vez estamos a cubierto un abanico de posibilidades de movimiento mediante el pulsar de nuevo este botón que puede ir tanto de avanzar y salir de nuestra protección a buscarla en otro lugar del entorno cercano. Aunque suene complicado, jugado resulta muy intuitivo y muy inteligente, y hace de la jugabilidad una autentica delicia muy adictiva.

Esto no sería nada sin el estupendo diseño de escenarios, de una belleza impresionante, pero a la par muy bien pensados para dar rienda suelta a la jugabilidad. El arsenal de armas combina tradicionalidad e innovación en una medida correcta, y no se antoja corto en ningún momento. Esto, sumado a otras mecánicas, como la de el método de recargar, o algún episodio del juego de inspirado diseño, como cuando cae la noche, donde tenemos que buscar crear luz como sea, hace de 'Gears of War' una auténtica delicia jugable, razón por la que podemos ver una herencia tan evidente en el resto de juegos de la generación.

El juego es bastante corto, sobre todo una vez te proponer rejugarlo, y su duración ronda las 7 horas, algo escasa. Esto se vería potenciado con el multijugador, que no he tenido el placer de probar, más que nada porque no me va mucho eso de pagar por jugar online. Pero si un aspecto negativo de 'Gears of War' destaca sobre el resto, ese es su argumento.

O más bien la ausencia del mismo. Con deciros que cuando comencé el juego, temía que mi disco estuviera defectuoso y la secuencia de introducción del mismo no se hubiera reproducido. El juego peca en todo momento de falta total de guión, ya no solo en los diálogos, de auténtico encefalograma plano, si no en el desarollo de la historia, y lo que más duele: en el trasfondo. En ningún momento se nos explica por que la tierra está en este estado, por que se encuentra Marcus en prisión, qué son los Locust y de dónde han salido. Cierto, si, son cuestiones muy básicas que se pueden sobreentender, pero la ausencia de trasfondo es tal que uno siente total desconexión con la historia y personajes. Supongo que será una asignatura pendiente que espero sea tratada en las siguientes entregas.


Graficamente el juego llevó en su día a la Xbox360 a su máximo, hoy cumple notablemente, y aunque el diseño de personajes, escenarios y enemigos es una gozada, debo decir que el doblaje al castellano me ha parecido muy chapucero, y la cinemáticas pierden la poca gracia que tienen con el penoso tratamiento de sonido a la que se las somete.


Aún así, 'Gears of War' es uno de los grandes, por legado y por lo enfermizamente divertido que es jugarlo. Y al precio al que se encuentran tanto este, como su segunda parte,  hace que sea casi un pecado no tenerlo en nuestra estantería. Jugabilidad extrema a precio (casi) de coste, un choyo. Altamente recomendable.


 
Ficha


Título: Gears of War


Desarrolladora: Epic Games


Distribuidora: Microsoft Game Studios


Plataformas: Xbox360, PC


Valoración: 90/100



2 comentarios:

  1. En el 2 se mejora un poco el asunto del guión a lo largo del juego, aunque el final parece bastante chapucero (a nivel argumental).

    Venga, empezamos septiembre con fuerza.

    ResponderEliminar
  2. A mí la verdad no me importó mucho el guión en este juego, me quedé maravillado con los gráficos y con la mecánica de juego, así como con su acción frenética y la alta jugabilidad que comentas.

    Es que en serio, cuando vi algunos efectos de luces por primera vez me quedé acojonado, si a eso le unimos que matar locust con la motosierra es sencillamente una experiencia de gozo eterno pues oye, como que el argumento no me importaba tanto.

    ResponderEliminar