6 sept. 2011

Análisis - Assassin's Creed


Hace ya meses que me terminé el primer título de una de las sagas estrella de esta generación. Recurriendo a mi memoria y mis malas experiencias jugándolo he decidido escribir de una puta vez el análisis, que ya iba siendo hora. Recordad antes de empezar que yo soy conocido aquí por dotar mis análisis de una gran objetividad, capacidad crítica y síntesis, lo digo pa que vayáis abriendo boca. Venga, me dejo de chorradas y empiezo ya a analizar este buenísimo título de Ubisoft.

Este juego es un clarísimo ejemplo de que el apartado visual en los juegos (concretamente el nivel gráfico) sí importan, porque es prácticamente lo único que lo hace disfrutable. El argumento nos sitúa en el año 2012, en el que un señor llamado Desmond (que tiene una pinta de francés-musulmán que te cagas) es secuestrado por una organización de señores con bata para utilizarle en una importante operación. Resulta que gracias a una máquina llamada "Animus" estos señores son capaces de observar acontecimientos de hace años accediendo a la memoria de un antepasado de Desmond a través de su herencia genética. Los secuestradores (pertenecientes a una importante y adinerada compañía, nada de mugre ni jeringas usadas) están interesados en algo que hizo el antepasado de Desmond, en el que se centrará la mayoría de la historia y prácticamente toda la acción del juego.

Son como hormigas. Me refiero a los árabes.
Resulta que el antepasado de Desmond se llama Altaïr y pertenece a una organización secreta de asesinos (originalmente Hashsha-shin, que significa bebedores de hachís, pero eso no lo mencionan en el juego) comandada por un señor que lo único que va a hacer durante el juego es tocarnos los cojones. La porción de vida de Altaïr que "presenciaremos" nos sitúa en Tierra Santa durante la tercera cruzada (hace más de 5 años, de aquella Michael Jackson aún no había muerto), por lo que durante todo el juego nos veremos rodeados de una elaborada ambientación medieval que es sin duda lo más interesante del título. Al comienzo del juego Altaïr la caga por imbécil y le arrebatan todos los privilegios que tenía en la secta, los cuales tendrá que ir ganándose a medida que hace trabajos obedeciendo como un mísero esclavo. Y esa es la estructura del juego, segmentada en los asesinatos que iremos cometiendo en la piel de Altaïr, entre los cuales a veces controlaremos a Desmond en las instalaciones en las que le tienen recluído. A medida que avance la historia veremos en qué están tan interesados nuestros secuestradores y por qué nuestro antepasado fue tan determinante, pero eso no os lo digo porque entonces le quito toda la gracia al juego.

La jugabilidad es pésima, sigamos. Naah, pero sí, es cierto, es muuuuy pobre. Prácticamente no hay que hacer nada en todo el juego, llegamos a ciudades (tres, con tres barrios cada una que iremos desbloqueando a medida que avanza el juego) y mediante misiones secundarias nos enteramos de "truquitos" y "pistas" para poder acabar con nuestro objetivo. Esto sería realmente cojonudo si las misiones secundarias no fuesen taaaaan repetitivas, y aunque no sea obligatorio hacerlas, todos sabemos que esa... no es forma de pasarse un videojuego. Estas misiones se dividen en cuatro tipos: hacer favores a miembros de nuestro gremio asesinando (hashsha-shin-ando) a objetivos secundarios, interrogando a gente relacionada con el objetivo, robando información o recolectando banderines. Esos son las misiones secundarias relacionadas con el objetivo, pero también hay 2 tipos de misiones relacionadas con la ciudad: ayudar a gente amenazada por las autoridades locales (a.k.a. periodistas indefensos o indignados) y escalando a las torres más altas para poder saber lo que ocurre a nuestro alrededor (que pasará a aparecernos en el minimapa). Lo de defender a pobres aldeanos nos servirá para ganarnos el favor de las gentes, que se enfrentarán a las autoridades por nosotros.

Como ya os dije, no es ningún sótano.
El problema  es lo que ya os comenté, esa es la variedad de misiones que hay, bastante distintas entre ellas, pero cada una se repite decenas de veces a lo largo de todo el juego sin cambiar prácticamente nada. Esto sería más tolerable si el sistema de combate fuese atractivo, pero no lo es, con aprendernos un par de combinaciones o apretar un botón en el momento adecuado podemos vencer a cualquier enemigo. Los ataques los iremos aprendiendo a medida que Altaïr recupera sus privilegios y con ellos sus "herramientas de trabajo", pero todos son enormemente sencillos y repetitivos, lo cual sumado a que venceremos a unos 1000 enemigos en todo el juego (o más) hace que a partir de la mitad del juego todos los combates sean aburridos. Otro defectillo es que en lugar de cinemáticas tiene conversaciones en las que nos podemos mover (en un espacio limitado) y cambiar el lugar de las cámaras, lo malo es que la mayoría de estas conversaciones no resultan lo suficientemente interesantes y se hacen largas.

Pero no todo es horrible, no os preocupéis. La ambientación y la recreación de las ciudades de hace casi un milenio es realmente espectacular. Las calles están llenas de gente y los diseños de los edificios están cuidados al más mínimo detalle. A esto hay que sumarle el único punto fuerte que tiene la jugabilidad, que es el hacer parkour por todos lados. A pesar de que sea algo tan simple como pulsar R1 y X (creo recordar) siempre es bastante disfrutable debido a otro gran punto positivo del juego (probablemente lo mejor que tiene), las animaciones, las cuales son enormemente realistas. De todas formas, se agradecería que el sistema de escalada de edificios y todo eso fuese algo más complejo (como en 'Mirror's Edge', por ejemplo). Algo que también está "bien hecho" es el enfrentamiento con nuestros objetivos, que aportan un soplo de aire fresco y ofrecen una experiencia que contrasta enormemente con la tediosa aventura que tendremos que pasar para alcanzarles. Además, cada uno de ellos al morir nos soltará un discurso que pondrá en entredicho nuestra moralidad pa que reflexionemos un poco. 

I belieeeeve I can fly...
El apartado técnico del juego es de lo que más luce del título. Los gráficos cuentan con un gran nivel de detalle para estar situados en unos espacios tan abiertos. Las animaciones son una completa gozada y el apartado sonoro cumple a la perfección. La banda sonora nos acompañará en algunos momentos del juego y jugará un papel importante en la ambientación.

¿Entonces con qué nos topamos al jugar al 'Assassin's Creed'? Con una aventura tediosa cuyo argumento no nos interesa lo más mínimo salvo el tramo final del juego (que es lo único que cuenta con algo de ritmo). Un juego repetitivo y simple hasta la saciedad que se hace tolerable gracias a su brillante apartado técnico y lo embaucadora que es la trabajadísima ambientación. En mi opinión un título altamente sobrevalorado por gente muy poco exigente con los videojuegos, cuyos defectos hacen que quede muy lejos de alcanzar la calidad que podría haber llegado a tener y mucha gente dice que tiene. Defectos que espero que hayan solucionado para las siguientes entregas de esta archifamosa saga, o si no no me explico por qué coño tanto revuelo. Ahora que me paro a pensar, igual este es un claro ejemplo de que los gráficos no lo son todo...







Título: Assassin's Creed

Desarrolladora: Ubisoft Montreal

Distribuidora: Ubisoft

Plataformas: PS3 (versión analizada), XBOX360 y PC

Idioma: Perfectamente doblado al castellano

Duración: No me acuerdo, unas 20 horas que parecen 40

Nota: 60/100







Puede interesaros el análisis del 'Assassins Creed 2' que hizo Kike hace mil años, el cual le entusiasmó.

2 comentarios:

  1. Un análisis muy acertado. Los gráficos no lo son todo y lo que podría ser un gran juego se queda en una experiencia muy tediosa por lo jodidamente repetitivo que es. Aún así creeme que merece la pena pasar este "mal" trago a cambio de todo lo que viene después!

    ResponderEliminar
  2. En lo de repetitivo era un rato sí y básicamente lo demás es también como dices, a excepción de que yo no sé cómo termina pues nunca me lo llegué a acabar, a ver si un día le hecho una hora, que es lo que me debe quedar y lo doy por acabado.

    ResponderEliminar